Don / Donate / Donación
News

Carta de información Guy Mokuhô – septiembre 2015

Queridos amigo(a)s de la Vía, y de   Tenbôrin,

Otro verano ha pasado! El tercero en Lanau, ya! Un verano, donde hemos practicado dos Ango, en la calma y la benevolencia.

En julio el tema de las enseñanzas ha sido “Dar i recibir”, dos verbos indisociables en la realidad de las enseñanzas de Buda, dos acciones que se completan mútuamente cuando se realizan con el corazón abierto y que certifican nuestra cualidad fundamental de  seres humanos.

Y es de la apertura de este corazón (Bodaishin), de su despliegue para nuestro bien y el de los demás seres, de lo que se ha tratado en agosto. Este corazón que es nuestro tesoro, nuestra verdadera naturaleza y que lo buscamos desesperadamente lejos de nosotros mismos.

El Ango de verano, es la indispensable práctica conjunta, con los verdaderos amigos de la sangha. Ponemos a un lado lo individual para focalizar la atención sobre aquello que orienta nuestra mirada i que vela la percepción de nuestra propia bondad natural. Aprendemos a abandonarnos con los demás dejando de querer controlar. Dejamos de oponernos a aquello que ocurre, a aquello que se nos propone con un espíritu de aceptación alegre. Creamos juntos una pràctica simple y luminosa para iluminar nuestro propio corazón y disolver la confusión de nuestro mundo.

En el mes de agosto, una quincena de niños de 8 a 14 años han estado presentes  en esta  segunda sesión, con sus padres, y nos han aportado su inocencia, su entusiasmo, y también su ayuda! En el futuro propondremos campos de verano especialmente organizados para las generaciones jóvenes.

Gracias a todas y a todos por vuestra presencia y vuestro compromiso con los samus y las necesidades colectivas.    Habéis “desplegado el corazón del despertar ’’ con un espíritu generoso y atento que debéis continuar protegiéndo y manteniéndolo disponible.

Para este fin de año 2015, proponemos una seshin ‘’Silencio’’, del 7 al 12 de diciembre. Esta seshin (Rohatsu en japonés: el octavo día del mes 12, o el retiro del 8 diciembre) será totalmente en silencio como si fuera de un solo zazen. Corresponde a la fecha más importante para todas las sanghas budistas del zen, el despertar del Buda Shakyamuni.   Pronto estará disponible un folleto y el programa de esta seshin  estará tan pronto como sea posible en el sitio web www.centrezenlanau.org.

En  Navidad no hay previsto nada especial, pero si os sentís solos(as) o si os apetece, venid a disfrutar de un poco de descanso con nosotros y pasar una entrañable nochebuena entre amigos.

Para el 2016, ya podéis consultar online el programa de actividades y de seshines organizadas en el centro zen de Lanau en la página web de la asociación.

Del 27 de Diciembre al 10 de enero 2016, el centro zen de Lanau estará parado. Es posible venir contactando con Danielle.

Os recordamos que podéis seguir las enseñanzas sobre el sumi-e (pintura a la tinta china) y practicarlas en Lanau todo el año (ver página web).

Seguimos necesitando personas competentes o buenas en bricolaje en Lanau ya que deseamos mejorar progresivamente (y económicamente) la calidad de recepcion de las habitaciones y hacer frente a las necesidades del edificio y del jardín (aislamiento, seguridad, instalaciones para discapacitados, carpintería i pintura…)

Y por supuesto vuestras donaciones (fuse) son bienvenidas e indispensables, porque poco a poco permiten llevar a cabo este gran proyecto de centro intergeneracional Zen. Gracias.

***

            Unas palabras sobre el Japón donde aterricé el 31 de Agosto para entrar el primero de setiembre en el templo de Chuoji a Sapporo, en la isla de Hokkaido, donde el abad (y maestro) es Minamizawa roshi, vice-Zenji de Eiheiji, es decir, una de las personalidades más respetadas en el Soto zen japonés. Ha venido varias veces a la Gendroniere y a Kanshoji y ha querido siempre aportar su ayuda y la Eiheiji a los practicantes franceses de la sangha AZI. Es el maestro de Dharma de Jean-Pierre Taiun Faure et de Laure Hosetsu Scemama.

En el templo, los monjes le tienen un inmenso respeto, casi una devoción filial, y entiendo el porqué cuando veo hasta qué punto se entrega, humildemente, y mantiene a los 90 años una presencia tranquilizadora, una mirada muy aguda, una calidad en el reparto y un humor verdadero! Como un padre de familia numerosa que no olvida a ninguno de sus hijos.

Por lo tanto, me siento bien en este templo situado en plena ciudad, a pesar de los ruidos de la calle y de las emisiones de gas de los tubos de escape de los automóviles bajo mi ventana. He sido muy bien acogido y aunque sòlo haya un monje que habla inglés, los demás intentan guiarme i comunicarme con gestos aquello que debo hacer o evitar de hacer.

Por supuesto que es un periodo de soledad, pero no se hace pesada. Me he ido integrando poco a poco a la vida cotidiana de la decena de monjes jóvenes (hay una veintena de personas en el templo), a las diferentes funciones de la vida diaria y de la liturgia, exceptuando aquella que, teniendo en cuenta mi edad, precisan de un gran esfuerzo físico (correr por el pasillo en el despertar) o una rapidez real de ejecución (algunas responsabilidades durante la ceremonia). Y paso mucho tiempo solo en mi habitación (privilegio)

 

Los Angos en Japón no se parecen pero tienen todos en común el hecho de poner los monjes que participan, jóvenes o viejos, en un cambio de escenario total. No está relacionado con el Japón, ya que no salimos del templo durante tres meses, sino que es un ritmo continuo (sin fines de semana) que desafía la fuerza de los hábitos de actuar y de pensar, obliga a la atención constante, requiere una disponibilidad inmediata y hace poco caso de las indulgencias personales. Por supuesto también hay aspectos culturales y de culto que nunca serán los nuestros, pero la práctica monástica instalada en Japón durante siglos ha dado forma a un modo de comportamiento y a una actitud de espíritu que provocan automáticamente al ”yo ” e incitan a superarlo con una actitud de aceptación espontánea. Sin esta apertura la resistencia, el aburrimiento o la saturación mental conducen a algunos a la enfermedad, de hecho, otro medio de aceptar el cambio.

 

El otoño no parece estar realmente aquí, a Sapporo, el 30 de setiembre. Los 2 grandes Ginkgo en el patio todavía tienen todas sus hojas verdes y la temperatura aún no ha caído por debajo de 20 °. Pero todo el mundo me advierte del gran frío que llega y me dicen que tenga cuidado. Pero no debe ser muy diferente de Cantal. Uno se acostumbra! Y además el templo está  bien caldeado !! No os preocupéis  por mí (-: !

 

Hasta pronto. Con toda mi amistad para todas y todos                   Guy Mokuhô  (Sapporo)