Don / Donate / Donación

El Objetivo de la Asociación

Tal como se formula en los estatutos, la asociación zen “Ten Bō Rin” tiene por objetivo:

  • enseñar y promover la práctica de la meditación, zazen, tal como se ha transmitido en la escuela Soto zen y implantado por el Maestro Deshimaru en occidente.
  • estudiar y transmitir las enseñanzas de Buda y de los maestros de la escuela del zen.
  • promover estas enseñanzas en el ámbito de influencia, es decir,  proponer acciones que puedan aportar ayuda a los que sufren, y  participar de manera que se genere:  una verdadera libertad de espíritu, una mejor comprensión y paz entre los hombres, sin discriminación de origen, de estatus económico, de nacionalidad, de creencia o de religión.
  • favorecer la aproximación del pensamiento y cultura oriental con la cultura occidental.
  • participar y  promover el diálogo entre las religiones.

Más allá de los estatutos jurídicos:

Ten Bō Rin, “hacer girar la Rueda del Dharma” (de la Loi), (de la Ley), tiene como primer objetivo reencontrar la esencia y la significación real del Dharma, de la Verdad y a partir de esta comprensión despertarnos a nuestra verdadera naturaleza, despertar a los otros y actuar por el bienestar de toda la humanidad.

El camino de esta comprensión pasa por:

  • La práctica-realización, zazen en el dojo, concentración, observación.
  • El conocimiento de las enseñanzas de Buda, de los Maestros y de los Patriarcas de la Transmisión.
  • La disciplina, es decir, aceptar ser un discípulo verdadero de Buda, practicando los seis Paramitas (el don, la paciencia, el esfuerzo justo, la observación de los kai -los preceptos-  la práctica de las meditación y de la sabiduría surgida de la visión justa y de la facultad de discernir entre la realidad y la ilusión), con atención al comportamiento moral, determinado a crear la unidad entre pensamientos, palabras y acciones en la vida cotidiana.

El Buda hizo girar la Rueda del Dharma por primera vez cuando pronunció el sermón de las Cuatro Nobles Verdades en Benarés: hay sufrimiento y insatisfacción, este sufrimiento tiene una causa, este sufrimiento también tiene un fin y existe un camino que lleva a la liberación de este sufrimiento.

El trayecto de este camino es el objetivo de Ten Bô Rin. Esto quiere decir:

  • Establecerse en el Octuple Sendero, simbolizado por los ocho ejes de la Rueda del Dharma, practicando la visión justa, el pensamiento justo, la palabra justa, la acción justa la atención justa, la concentración justa, el esfuerzo justo, los medios de existencia justos.
  • Comprometerse a desarrollar personalmente las cualidades universales del Dharma que son la Verdad, la Paz, el Amor, la Conducta justa, la No-Violencia.
  • Poner en práctica realmente los 4 votos del Bodhisattva:
    • Salvar todos los seres, por numerosos que estos sean.
    • Vencer todos los bonos ( apegos) por numerosos que sean estos.
    • Obtener todos los Dharmas, sea cual sea su número.
    • Realizar la Vía de Buda, por perfecta que Esta sea.

Hoy día, las “realidades” sociales y económicas de los seres humanos han provocado una situación no fundamentada en el Dharma. La ignorancia y el egoísmo crean sin cesar desigualdad y discriminación. Producen un karma nefasto para el futuro y mantienen los seres en el sufrimiento y el errar del Samsâra. El Maestro Deshimaru deseaba que sus discípulos, monjes, monjas y bodhisattvas practicaran la Vía en todas partes donde el Dharma ha sido olvidado y también en la ciudad.

A partir de la práctica de zazen, cada lugar se convierte en el lugar de la Vía, cada acción manifiesta el Dharma y cada instante es aquel donde se hace girar la Rueda del Dharma.

El propósito de la Asociación Ten Bō Rin es “ambicioso” y humano.

Ten Bô Rin propondrá sesshins, profundización de las enseñanzas de Buda, de los Maestros y de los Patriarcas del Zen, semanas fuse, encuentros interreligiosos y sesiones que valoricen distintas actividades ligadas a la práctica como: la alimentación, la voz y el canto, la gestión de la energía, las artes (caligrafía, sumié…) y otros proyectos que surgirán de la práctica.

Por otro lado, sin adjudicarse gestiones sociales o humanitarias asumidas por diversas asociaciones creadas con este efecto, la asociación Ten Bō Rin mostrará a sus socios maneras simples de desarrollar “personalmente” acciones desinteresadas y benévolas y más particularmente, como relacionarse con aquellos con los cuales nuestros caminos se cruzan diariamente: vecinos, gente mayor, niños, personas discapacitadas ,o al final de la vida. . .  Cada uno será libre de utilizar sus medios, su tiempo y su energía. Un proyecto colectivo podrá nacer de una sangha unida.

Una asociación reúne aquellos que tienen un objetivo común. Ten Bō Rin concierne a aquellos cuya motivación no es otra que restaurar el Dharma en nuestro mundo y vivir una vida conforme a la Verdad para la salud de todos los seres.

Si cada cual desarrolla un espíritu libre de provecho, refuerza su fe y su coraje, administra su energía y pone su saber y sus capacidades al servicio de la humanidad, lo que se vive en el dojo, se vuelve naturalmente el origen a partir del cual la Rueda del Dharma se pone en movimiento.

 

Guy Mokuho Mercier